Tecnología, confianza y conducta: Las claves para el hogar del futuro - Marketing y Tecnología Whats up

NOTICIAS

Tecnología, confianza y conducta: Las claves para el hogar del futuro

El objetivo de La Casa Inteligente siempre fue hacer la vida de los consumidores más fáciles, seguras y enriquecedoras, pero a pesar de las inversiones de la industria, la tecnología de Smart Homes todavía no ha sido totalmente adoptada. Para diseñar las soluciones que los consumidores realmente quieren, las marcas necesitan pensar en un enfoque centrado en los humanos.
Tecnología-confianza-conducta-claves-hogar-futuro
Esa es la principal conclusión del reporte de Accenture “Putting the Human First in the Future Home”, el cual busca determinar las conductas de los consumidores y sus rutinas y la influencia de tecnologías emergentes y su impacto en identidades y motivaciones, o posibles tensiones.  

La Casa del Futuro es cuestión de actitud, no solo tecnología
La vida hogareña es cada vez más importante para los consumidores: la mitad de los encuestados pasa más tiempo hoy en día en sus casas que hace cinco años, mientras sólo uno de cada ocho afirma pasar menos tiempo.

Esto difiere entre los mercados, con dos tercios (65%) de los consumidores de Brasil creyendo que ahora pasan más tiempo en sus hogares - el nivel más alto observado en la investigación. Por otra parte, los consumidores chinos pasan menos tiempo en su casa que cualquier otro país.

Al preguntarle a los consumidores cómo describen sus hogares, el 62% eligió “cómodo/acogedor” - esto es similar en todos los mercados con la excepción de India donde lidera “limpio”.

Por otra parte, siete de cada 10 consumidores usa la palabra “relajado” para describir cómo se sienten respecto de sus hogares.
Claudia Frank, Directora Ejecutivo de Accenture afirmó al respecto que “el hogar del futuro debe estar diseñado y construido alrededor de las personas, entendiendo que muchas de las actividades que hoy se realizan fuera del hogar se harán (o coordinarán) desde allí; asimismo muchísimos productos o servicios serán consumidos desde el hogar. El éxito estará entonces sujeto a que la marcas piensen de forma diferente sus productos y servicios, la segmentación de los consumidores y la focalización de acuerdo a esta tendencia”. 
Con la tecnología emergente vienen tensiones emergentes
La investigación también identificó diferentes polaridades de tensión alrededor de la tecnología en el hogar, siendo la más fuerte que los aparatos inteligentes nos hace sentir más conectados, pero así también más aislados.  

A través de los grupos geográficos y demográficos, al tener que elegir entre “fácil” y “perezoso”, consistentemente gana “fácil”. Más de 70% de las personas reconoce que la tecnología en los hogares hace la vida más fácil, desde preparar comida y pedir comestibles online, hasta controlar la temperatura ambiente de sus hogares. Sin embargo, casi la mitad de los consultados (43%), responde también que la tecnología los puede hacer “perezosos”, debido a que hay un número de cosas que pueden hacerse sin dejar el confort del sofá.  

Los consumidores tienden a estar más de acuerdo con declaraciones positivas sobre la tecnología – siete de cada 10 está de acuerdo con que les hace la vida más fácil y casi seis de cada 10 afirma que además los vuelve más conectados. Sin embargo, casi la mitad de los consumidores siente que la tecnología puede ser invasiva (46%). La mitad de los entrevistados está de acuerdo con que puede ser una barrera para la interacción social, esta mirada es casi prevalente en Europa, Estados Unidos y Australia; en contraste con los consumidores japoneses, que sólo un 14% opina eso.
Claudia destacó que “los consumidores necesitan racionalizar las tensiones creadas en sus relaciones con la tecnología, especialmente respecto de la dependencia, intrusión y aislamiento. Mientras muchos pueden vender productos para que puede hacer sentir a las personas más conectadas en el hogar inteligente, las marcas que entregarán real valor en los hogares del futuro serán aquellos que desarrollen productos conectados y disipen las preocupaciones de sus clientes por sentirse aislados en el entorno tecnológico moderno.”
La oportunidad es aquí y ahora
Como dueños de casa y consumidores de hogares inteligentes, las generaciones más jóvenes son mercados cruciales. Sin embargo, el entendimiento de las marcas sobre las ansiedades de este grupo en torno a la tecnología es limitado. Mientras tanto, las personas de más de 65 años y más emergen como una oportunidad.


Los consultados más jóvenes son los que tienen la visión más negativa sobre cómo la tecnología está afectando sus vidas. Casi la mitad de las personas de entre 18 y 34 años está preocupada de que sea demasiado dependiente de la tecnología, mientras que el 43% de los consultados de esta edad también teme que los aparatos inteligentes de sus casas sepan demasiado sobre ellos.

En contraste, el grupo más positivo y confiado sobre la tecnología son los que tienen 65 años o más. Este grupo piensa que los aparatos inteligentes les hace la vida más fácil, más entretenida y les permite mantenerse conectados. Sólo un cuarto de los encuestados de este grupo está preocupado sobre la naturaleza adictiva de la tecnología, el más bajo en todos los grupos de edad.
Claudia Frank concluyó que “no hay una sola solución tecnológica para el hogar del futuro – pero para diseñar productos que sean duraderos, las compañías deben entender qué está pasando con los consumidores en sus hogares. Esto significa entender mejor sus actitudes en las diferentes etapas de sus vidas y qué significa el hogar para ellos".
---- 
revista-whats-up-aficiones-colombia